Epílogo (QSM)

Y así estamos, en la dulce labor de hacer niños, llevamos dos meses con la veda abierta, tranquilos, sin que Bella me exprima la simiente como si fuera un limón. Mi amiguito de entre mis piernas, feliz de que cada vez que le apetece entrar en su cueva a pasar el rato, entra sin ningún permiso apenas. Y gozando de una sexualidad libre y por toda la casa, eso sí, Bella y las posturas me aterran. Pienso que algún día se necrosará las piernas si sigue subiéndolas hacia arriba.

Alice ha tenido una falta, y evidentemente es un secreto a voces, yo se que Bella lo sabe, y Rose, por supuesto. Es imposible no verle la cara de felicidad cada vez que habla con la mujer de Jasper aunque sea por teléfono. Seguro que tiene prohibido decirlo, son secretos entre amigas. Em y yo lo sabemos, evidentemente, bajo el juramento de que las chicas no se enteren que lo sabemos. Vamos, una situación absurda, pero así son las cosas, Jasper nos lo hizo jurar; a mí por la posibilidad de quedarme con un Ford en el caso de que se me escapara algo. Dios no lo quiera, soy una puta tumba.

—¡¡Rosa Ed!!— Bella ha salido del baño de la habitación y por el ruido que hacen sus pies en el suelo, está corriendo como un pollo descabezado. —¡¡Es rosa, son dos!!— Grita pero no aparece en el salón, donde estoy viendo Top Gear; ese programa inglés de coches que de verdad me mata de la risa.

Me levanto y saco la cabeza por la puerta del salón

—¿Bells?—Le digo alzando la voz

—¡¡ES ROSA!!—Ya, ya. Sí que es rosa me he enterado. Pero… ¿el qué?

Lleva un rato trasteando, sonriéndose, de aquí para allá, y hace unos minutos se ha encerrado en el baño. Que tramaba algo era evidente, pero estaba seguro de que se estaba preparando para un polvo apoteósico lleno de lencería fina y locura sexual, si, incluso me había permitido pensar en unas botas negras altas y un látigo, que finalmente no utilizara contra mi nívea piel, pero con el que me amenazara…joder, si solo recordarlo mi polla vibra. Es posible que esté enfermo, o sea adicto al sexo con Bella. Reanudo el pensamiento por los gritos de mi mujer. Entonces me acuerdo de Emmet y la conversación el día de la escalada.

—¿En serio?—Me acerco a la habitación, nervioso, con el corazón atenazado en mi garganta,  a expensas de que aparezcan unas arcadas incluso, y veo a Bella subida a la cama.—¿A ver?— Me arrodillo y sin darle tiempo le levanto la camiseta a ver su famosa línea rosa en la tripa. Bueno, dos, que ha dicho que son dos. Me doy cuenta que soy un experto en todo esto, mis amigos y sus charlas me han ayudado a conocer absolutamente todo de los embarazos

—¿Qué haces?— Le miro desde abajo, está sonriendo y con los ojos tan abiertos como dos bajoplatos.

—Mirarte la línea rosa. –Parpadeo confuso, haciendo ese movimiento con la cabeza y la cara de ¿es que no sabes dónde están?

—¡¡Aquí!! ¡¡Y son dos!!— Me da el aparatito blanco y entonces caigo que es el predictor. Tendré que googlear la línea rosa de la tripa.

—¡¡Oh!!…—Se me ha encogido tanto el estómago que estoy convencido que me va a dar un retortijón en nada, las náuseas no son suficientes.  — ¡¡Joder!!…—Estoy paralizado sujetando el aparato con las dos manos.

—¡¡Siiii!!— Bella salta a mis brazos golpeándome sin querer el estómago, pero los golpes sin intención a veces duelen más que los intencionados, me encojo y aguanto el tipo, sintiendo una sensación extraña subiendo y bajando por todo mi aparato digestivo.— ¡¡Vamos a ser papás!!

FIN

4 respuestas a Epílogo (QSM)

  1. Estuve todo el epilogo carcajeándome por la forma en que Ed describe como Bella corre “como pollo descabezado” jajajajaja

    Bueno ya termine esta historia, y sinceramente me encanto. Este Edward cabeza dura, es mas real de lo que lo describen por allí en otros lares.

    Aunque debo confesar que no es la primera historia tuya que leo, anteriormente leí Ladymoon, me confieso enamorada de Gabriel, si lo ves por alli, le das mi correo electrónico, estoy esperando por el jajajaja (por favor, déjame fantasear).

    Luego me paso por las otras historias.

    Me gusta

    • anaidam dijo:

      ¡Leiste Laddy Moon! que ilusión, pues no se si llegaste a la segunda parte, la historia de Gabriel también esta´escrita si estás interesada en leerla(es corta, 20 capitulos) te etiqueto en la pagina.
      Muchísimas gracias por dejar comentarios, es en realidad de remunerarnos las que escribimos de esta forma.
      Un besoide grande Sra Zimmerman 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s