A 2 milímetros de su boca.

Nueva historia de Dulce Merce, con chispa, calor, ritmo, humor y color… Y guapazos, pero a lo It´s raining men, o más…

a2mm

“—Hola —dice una profunda voz detrás de mí, haciendo que dé un pequeño salto del susto. Me doy la vuelta, dispuesta a echar la bronca del siglo y las palabras se me quedan atascadas en la garganta—. ¿Puedo ayudarte en algo?

Sigo sin poder hablar y es un problema porque ante mí tengo al espécimen más exquisito de homo sapiens de género masculino que me he encontrado en toda mi tediosa y larga vida.

Casi dos metros de altura, moreno con el pelo muy corto, una barbita de tres días de las que raspan al besarte, de ojos claros y una gran, gran, masa muscular. Vamos, que este chico vive en el gimnasio.

Mis neuronas hacen conexión y descubro que este es el motivo por el que Carmen me ha dicho que me arreglara. «Me cago en mi puta vida…». Maldigo mi arranque de rebeldía en el que decidí ponerme unos vaqueros viejos y una camiseta de tirantes sin forma ninguna.

—Perdona, ¿estás bien? ¿Te has perdido?

Y encima parece más majo que las pesetas… Boqueo como un pez, intentando ordenar mis palabras antes de hablar. No vaya a ser que le suelte alguna burrada.”

¿En serio no quieres saber más de Mena?

Pincha en la foto o aquí y sumérgete, cada lunes en su cabeza.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s